• 0 El Intercambio de Fotos en Internet es Inmenso, pero no Todas son Aptas para Menores de Edad

      Debido al auge que han recibido diversas redes sociales, y a las facilidades que promueven las principales plataformas de mensajería instantánea, el intercambio de fotos se ha vuelto una práctica común entre jóvenes mayores de 20 años. A pesar de los riesgos a la privacidad que están implícitos en el intercambio de fotografías (especialmente aquellas con contenido sexual) si la persona accede a formar parte de esto, no existe ley alguna que penalice las consecuencias. Pero cuando hablamos de menores de edad participando en esta actividad, las leyes cambian drásticamente en función de proteger al niño o al adolescente. Para que aprendas todo lo que debes saber acerca de esta problemática, a continuación, analizaremos desde distintos ángulos el Sexting en menores de edad.   Aspectos Legales del Sexting en Menores Partamos desde el punto en el que un menor de edad no está en la capacidad de afrontar con madurez ningún tipo de encuentro relacionado a la sexualidad. Por consiguiente, el exponerlos de forma prematura (ya sea directa o indirectamente) se reflejaría de forma negativa en su desarrollo como personas, siendo esta una falta con consecuencias legales. Estas sanciones están regidas en el Ecuador por el Código Orgánico Integral Penal (COIP), y algunas de sus sentencias se clasifican de la siguiente manera: Producción de pornografía infantil: Entre 10 y 20 años de cárcel. Posesión de contenido sexual (desde mensajes hasta fotos y videos) de menores de edad: Pena máxima de 10 años de cárcel. Distribución de pornografía infantil: Entre 5 y 20 años de cárcel. En cuanto al Sexting, un adulto puede fácilmente incurrir en estas tres sanciones al promover la difusión de contenido sexual en menores.    Cifras que Alarman; La Cantidad de Personas que Participan en el Comercio de Fotografías de Menores Un estudio periodístico llevado a cabo por la BBC aportó datos estremecedores en cuanto a pornografía infantil, proporcionados por un antiguo administrador de un sitio web dedicado a la compra y venta de fotos íntimas de menores. Según reportaba desde el anonimato, la página contaba con un total de 40.000 usuarios activos y un tráfico promedio de 500 visitantes por segundo. Contando con una base de datos superior a los 12Gb, el portafolio expuesto en dicho sitio web contaba con entre 1000 y 1500 fotografías íntimas de menores. Esta información es todavía más alarmante cuando se logra acceder a los datos de foros de difusión de pornografía infantil, con más de 10.000 consumidores y aproximadamente “2000 productores de contenido”. Y con esto hablamos de un solo portal web, pues en el 2014 el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados contabilizó un total de 112 millones de archivos que contenían fotografías o videos de abusos sexuales en menores. Mientras que solamente en el Ecuador, durante el año 2017 fueron denunciados 230 casos de violencia sexual ante el Ministerio de Educación. Todo esto nos permite afirmar que el problema es más grave de lo que parece, y que el riesgo de que un menor sea víctima de acoso sexual a través de medios electrónicos simplemente está a la vuelta de la esquina.   ¿Cómo Detectarlo Antes de que Sea Demasiado Tarde? Aunque a ningún padre le gustaría encontrarse en una circunstancia como esa, debes estar preparado para reconocer cuándo puedes tomar medidas legales si tus hijos menores de edad han sido víctimas del Sexting. Por tanto, aquí te mostraré algunos ejemplos que servirán de ilustración. Cuando un joven posee una relación con una menor (así tengan 18 y 17 años respectivamente) y comparten fotografías íntimas –Producción y Posesión de pornografía infantil. Un adulto comparte en internet fotos de una menor desnuda –Posesión y Distribución de pornografía infantil. Un menor le envía fotos íntimas a un adulto –Puede ser ilegal dependiendo de la respuesta del adulto, si le pide más se considera Producción de pornografía infantil. Un adulto graba o toma fotos durante un acto sexual consentido con una menor –Se sigue considerando ilegal por Producción de pornografía infantil. Por distintos motivos, en general lo más recomendable es no formar parte de estas prácticas, pues poseen más puntos en contra que a favor. Pero cuando se trata de menores intercambiando fotografías íntimas, las leyes son severas y pueden aumentar los años de condena dependiendo del nivel de participación en esta actividad.

  • 0 Alerta: 5 Efectos Negativos de la Pornografía en Menores

      En años recientes se ha visto confirmada aquella hipótesis que desde hace mucho preocupaba a más de un padre y una madre; el contenido sexual en sus diferentes medios gráficos sí afecta de forma negativa a los menores de edad. Hoy en día, el fácil acceso al material pornográfico (ya sea en revistas, internet, redes sociales y/o medios publicitarios) ha permitido que mayor cantidad de niños tengan contacto con la sexualidad de forma más temprana que en años anteriores. Esto ha permitido que se estudie de qué forma ha influido el contacto con la pornografía en menores de edad, arrojando los siguientes resultados:   Confusión en Cuanto al Ambiente que los Rodea Cuando la el encuentro con la pornografía es prolongado, no solo comienzan a reconocer características sexuales donde antes no las veían, sino que de pronto todo empieza a ser sexual. Al no conocer las claras diferencias entre el contacto común entre personas y las incitaciones sexuales, ambas parecen mezclarse dentro de un todo. Esto puede causar que los menores se anticipen a consumar el encuentro sexual en edades cada vez más tempranas que en generaciones pasadas.   Idealización Referente a los Encuentros Sexuales Ocurre principalmente en adolescentes, cuando sus posibilidades de tener relaciones sexuales son una posibilidad real. Cuando no son instruidos debidamente en cuanto a lo que es en verdad la sexualidad, su marco de referencia es lo que consiguen en internet y otros medios. Esto hará que busquen experiencias similares a las se viven en los videos pornográficos, intentando realizar prácticas poco higiénicas e incluso peligrosas para ellos mismos. Mayor Cantidad de Tiempo Encerrados en su Habitación En el caso de los adolescentes, se espera que llegada cierta edad comiencen a trazar los límites entre el ambiente familiar y su propia privacidad. No obstante, esto no justifica un aislamiento casi total de su entorno familiar e incluso muchas veces hasta social. Este puede ser un poderoso indicador de que algo anda mal. En cuanto a niños, esta alerta debe tomarse todavía más en cuenta, pues es poco usual verlo en edades escolares (5-12 años).   Violencia y Conductas Agresivas Se ha visto en un número preocupante de menores expuestos a la pornografía, una marcada tendencia a comportarse de forma agresiva en la interacción con otras personas. O descrito en otras palabras, es como si la pornografía les hiciera pensar que las parejas o los compañeros (sean niños o niñas) deben ser violentados, menospreciados y maltratados. La raíz de esta problemática se puede encontrar en la imitación de conductas inadecuadas que adoptan los participantes en los videos pornográficos.   Riesgo a la Intimidad Los niños y adolescentes puede que no conozcan el peligro que representa exponer su intimidad en internet. Y si lo hacen, por lo general le restan gran importancia. Producto de imitar lo que la pornografía les enseña, terminan por formar parte de prácticas riesgosas tal y como es el caso del Sexting. Donde comparten fotografías al desnudo con conocidos y desconocidos. Como consecuencia, más temprano que tarde estas fotografías son expuestas al público en general y la privacidad de estos menores queda prácticamente erradicada. Acabar con el uso de la pornografía en los diferentes medios de difusión resulta en una tarea titánica, y al menos en un futuro remoto parece poco probable que suceda. Si realmente te interesa la protección de tus hijos, debes saber que la verdadera solución comienza en el hogar. Con una labor de educación sexual y aprovechándose del uso de estratégicas pedagógicas comprobadas, el riesgo de que tus hijos presenten alguno de estos efectos negativos se ve notablemente reducido. Recuerda: Cuando se cuenta con valores bien constituidos, lo que ocurra en el exterior no puede afectar el desarrollo psicológico y social de tus hijos.

  • 0 Uso Seguro y Responsable de las Etiquetas en Redes Sociales

    A partir del auge de las redes sociales, la preocupación por la privacidad que se ve amenazada por las publicaciones que se suben a internet nunca había sido tan alta. Un temor que ha sido alimentado por el número de casos de ciberacoso y robo de identidad que se han presentado en Ecuador durante los últimos años. Y aunque muchas personas ya hayan tomado precauciones en cuanto al tipo de contenido que publican en internet, existe un riesgo que se escapa al control de sus manos; las etiquetas en redes sociales.   ¿Qué Riesgos Implica Ser Etiquetados en Publicaciones? Más allá de caer en molestas publicaciones de tipo Spam, las etiquetas se utilizan principalmente para identificar personas dentro de una foto. Conociendo los peligros escondidos en las redes sociales, es fácil imaginar los riesgos. En primer lugar, tu imagen se hace del conocimiento de un gran número de personas que probablemente no conozcas, pero a quienes puedas despertar interés. Esto quiere decir que tu rostro será fácilmente reconocible, en caso de que con o sin intenciones alguna de estas personas se tope contigo en público. En segundo, tu entorno y/o tus preferencias quedarán directamente expuestos en internet, pudiendo esto llegar a ser incluso todavía más peligroso que lo anterior. Lo que se vería reflejado en que toda persona que acceda a la foto sabrá qué sitios frecuentas, y por tanto, dónde pueden ubicarte. En el caso de las etiquetas de estados (en el caso de Facebook o Twitter) si bien el riesgo es notablemente menor, todavía se pueden padecer sus consecuencias dependiendo del tipo de contenido que se esté publicando. Los estados que exponen qué están haciendo, dónde se encuentran e incluso cierta información confidencial son un claro ejemplo de contenido riesgoso en cuanto a etiquetas en redes sociales.   ¿Cómo se ve esto en Distintas Redes Sociales? En el caso de Facebook, las etiquetas en las que hayas sido mencionado aparecerán directamente en tu muro. El riesgo de estas publicaciones dependerá en mayor o menor medida de la configuración que poseas en cuanto a quiénes concedas acceso para ver las etiquetas en tu muro, la cual por suerte puedes modificar. Solo debes hacer clic en la flecha que aparece en el panel index y acceder a la opción que dice Configuración de Privacidad.  Une vez allí, debes hacer clic en Perfil y Etiquetado. Entre las opciones a configurar destacan: Quién puede publicar en tu muro. Quién puede ver lo que otros publican en tu perfil. Quién puede ver las publicaciones en las que has sido etiquetado. Quién recibe sugerencias para etiquetarte en fotos. En el caso de Twitter, se le puede considerar una de las redes sociales más seguras en este sentido, pues puedes controlar directamente quién puede leer tus menciones o interactuar contigo. Para esto, mantener un perfil con candado (privado) será suficiente para evitar inconvenientes. A pesar de esto, recibirás notificaciones de cualquier persona que mencione tu usuario en un Tweet. En el caso de Instagram, el tema de la privacidad y las etiquetas puede volverse delicado, pues cualquier persona que encuentre una foto en la que hayas sido etiquetado puede dirigirse directamente a tu perfil. Y aunque en el mejor de los casos no pueda acceder al contenido que publicas (porque tienes un perfil privado) puede interactuar contigo a través de los Mensajes Directos.     ¿Qué Hacer al Respecto? Dependiendo de cuál sea tu red social de preferencia, las acciones a tomar en consideración pueden variar. Sin embargo, una recomendación siempre útil es consultar a quienes aparezcan en la publicación si están de acuerdo con la etiqueta de sus perfiles. También está considerar si, aunque el contenido de la publicación pueda resultarme inofensivo, puede afectar de manera directa o indirecta a quienes se encuentren involucrados. Las etiquetas pueden convertirse en el ejemplo perfecto de cómo nuestra privacidad puede verse afectada por otras personas, incluso tomando ciertas previsiones. Puede verse necesario que en un futuro próximo, las redes sociales de mayor popularidad tengan que tomar cartas en el asunto para respaldar la seguridad de sus usuarios.

  • 0 ¡Sé un Padre Comprometido! Observa y Conversa con tus Hijos Sobre las Consecuencias del Contenido Peligroso en Dispositivos Electrónicos y el Internet

    Si pudiésemos encuestar a un gran número de padres, no sería sorpresa encontrarnos con que la mayoría está de acuerdo en que el uso que le den sus hijos al internet debe darse bajo una adecuada supervisión y control. No obstante, al momento de sentarse con sus hijos y hablar al respecto, a muchos les pasa que (ya sea por vergüenza o por algún otro motivo) no logran establecer límites claros. En algunos casos puede que esta falla no coseche consecuencias demasiado perjudiciales para los hijos. Sin embargo, estudios realizados por el Grupo de Rescate Escolar en Quito, Ecuador, demostraron que al menos 2 de cada 10 estudiantes entre 11 y 18 años padeció síntomas de daños psicológicos debido a algún tipo ciberacoso. Si sientes que tienes esta debilidad y temes por la seguridad de tus hijos, ¡no tienes que preocuparte más! Aquí te aportaré algunos consejos que te serán de utilidad para conversar con tus hijos sobre los peligros del internet.   Prepárate y Escoge un Momento para Charlar Es importante que tus hijos reconozcan que los riesgos presentes en el internet no son ideas exageradas tuyas, sino que se trata de un peligro real. Para conseguir esto, no te sientas avergonzada de recaudar información útil que pueda apoyar con hechos tus argumentos. Por ejemplo, los datos de un estudio realizado por INFORC Ecuador demostraron que las principales amenazas a menores en internet se enumeran de la siguiente manera: Ciberacoso Hostil Grooming Sexting Robo de Información Transmisión de Malwares Spam Scam Una vez que te sientas preparada para llevar a cabo dicha conversación, es momento de escoger el momento más adecuado para hacerlo. Puede ser tanto espontáneo como planificado, siempre y cuando ambas partes estén dispuestas a prestar su tiempo.   Claridad y Sinceridad Ante Todo Algunos padres, por querer proteger a sus hijos, los mantienen en una especie de burbuja lejos del mundo real. Con esto me refiero a que restringen el uso del internet y el acceso a redes sociales a sus hijos, sin dar alguna explicación lógica para ello. A pesar de sus buenas intenciones, la mayoría de los resultados que obtienen los padres que siguen este ejemplo son mucho peores al de aquellos que simplemente explican las cosas con claridad. No siempre podrás proteger a tus pequeños y ellos deben aprender a valerse por sí solos en el mundo real. Por tanto, nada mejor que explicarles los motivos (de forma calmada y sin buscar atemorizarlos) por los cuales existen límites.   Enseñar con el Ejemplo Sin importar lo que intentes, tus hijos no acatarán a largo plazo tus normas en cuanto al uso del internet si te encuentran haciendo lo que dices que está mal hacer. La excusa de “Lo hago porque ya soy un adulto” no te servirá con hijos adolescentes que ansían probar una cucharada de lo que es la adultez. No publicar fotos en internet de todo lo que hacen es una buena forma de enseñar a tus hijos a que no todo se debe compartir en internet. También está el evitar estar pegados a las pantallas de sus teléfonos móviles cuando pasen tiempo juntos, para desarrollar valores sólidos acerca de la importancia de la familia. Sin mencionar algunas más obvias como no participar en actos ilícitos en internet o acceder a contenido pornográfico. Las consecuencias del mal uso del internet son un problema que acosa a una gran parte de los menores en el país. Si te interesa la protección de tus hijos, es tu deber como padre hablarles con franqueza e inculcarles la responsabilidad que deben mantener al navegar en internet.

  • 0 Existen personas que se aprovechan de la inocencia de niños y adolescentes. ¡NO A LA PEDOFILIA!

      En la actualidad el acceso a internet, y otras tecnologías se han vuelto más relevantes para el uso de actividades cotidianas, incluso donde los niños (cada vez más jóvenes) son partícipes de esta revolución digital y donde los riesgos son cada vez mayores. De esta forma y por medio de diversas tácticas, toda clase de adultos trastornados pueden llegar a tener contacto con menores de edad, a través de dispositivos como computadores, celulares, y tablets. Siendo esto lo que se conoce actualmente como Grooming.   Pero, ¿qué es el Grooming? Se trata de un término utilizado a partir de mediados del 2011, que hace referencia a cualquier acción que pueda implementar un adulto, para acceder a la confianza de un menor vía internet, con el fin de abusar de él en cualquiera de sus formas. Para conseguir su cometido, estas personas suelen crear perfiles falsos en internet, así como prometer al pequeño toda cantidad de regalos o favores solo para llamar su atención. El grooming se puede presentar en cualquier tipo de plataforma digital (desde redes sociales hasta servicios de mensajerías) siempre y cuando facilite la interacción entre dos o más personas. El riesgo que implica esta actividad se ha salido de control hasta tal punto, que ha alcanzado hasta a las plataformas de juegos de video online, lo que antes solía ser un espacio recreativo para los niños. Normalmente, comienza cuando un desconocido contacta a un menor y éste empieza a persuadirlo para obtener información privada. Progresivamente, el desconocido comienza a ganarse la confianza del menor (por brindarle mayor atención o afecto) y las interacciones se hacen más frecuentes. A partir de este punto, el desconocido incorpora contenido sexual a las conversaciones, que se van intensificando con cada respuesta. Debido al grado de manipulación que puede ejercer el adulto, y a la inocencia o inexperiencia del menor, de no hacer algo al respecto el grooming puede concluir en un encuentro físico que derive en un posterior abuso sexual. Las cifras reportadas por parte de la fiscalía en el Ecuador durante el año 2017 (entre enero y noviembre) resultan horriblemente abrumadoras, siendo 1256 los casos de abusos sexuales en niños entre 14 y 16 años. Y aunque no se le adjudica la totalidad de los casos a dicha práctica, se sabe que precisamente son estas las edades en las que más víctimas cobra el Grooming. De no hacer algo al respecto, se pronostica que el número de casos aumentará para el año 2018.   Entonces, ¿cómo puedo proteger a mis hijos? La solución no puede ser privar de la tecnología a los hijos, es imprescindible que supervisión y la vigilancia de cualquier actividad que requiera el uso del internet sea hecha con mayor conciencia y del conocimiento de los padres. Para lograr esto, a continuación presentaré algunas recomendaciones que han demostrado su eficacia:   Educarlos con respecto a los peligros que existen en internet Los riesgos y los peligros del internet son para todos, niños y adultos, pero a menor edad son más vulnerables a engaños o de no pensar en las consecuencias de los actos que realizan, tanto a su intimidad como a la de los demás. Cuando un niño aprende no solo a reconocer la existencia de estas actividades, sino también a cómo evitarlos, los riesgos del grooming se ven reducidos enormemente en comparación de otro que lo ignore.   Mantener un diálogo abierto padres-hijos Aunque esto dependa en gran medida del tipo de dinámica familiar, nunca es demasiado tarde para formar lazos de confianza. Cuando un hijo sabe que puede confiar en sus padres, estos pueden estar alertas cuando un riesgo como éste se presente.   Vigilar adecuadamente cuando se crea necesario En los últimos años, los niños y adolescentes han aprendido de manera hábil el manejo de las computadoras y dispositivos. El Internet es una buena herramienta de comunicación, puede ser un sitio de aprendizaje, búsqueda de información y comunicación con familares y amigos. Sin embargo, sin la correcta vigilancia pueden ser víctimas de acosadores.  En estas situaciones, es importante la vigilancia y control a través de herramientas disponibles, para disminuir los riesgos. Si no hay un vínculo sólido de confianza, es deber del padre darle prioridad a la seguridad de sus hijos por encima de su privacidad (esto se debe hacer de una forma que el adolescente comprenda, sin que se sienta invadido). Una vez que los padres se den cuenta que las sospechas son en vano, la confianza crece por ambas partes. Logrando que la comunicación fluya. Lamentablemente, el peligro del Grooming siempre estará acechando entre los usuarios de las redes sociales. Sin embargo, con una adecuada educación en cuanto a la prevención de riesgos, las posibilidades de que esto llegue a ocurrirle a alguno de tus hijos quedan notablemente reducidas.

  • 1 Videos y Fotos Íntimas en la Web: ¿Una Guía Sobre Qué Hacer Ante una Extorsión a la Privacidad de los Niños?

      En la actualidad, el número de casos reportados a la Policía Nacional del Ecuador por acoso sexual en internet resulta realmente abrumador. Para muchos quizás no sea sorpresa que la mayoría de las víctimas sean de sexo femenino, pero la realidad de que en más de la mitad de los casos sean menores de edad nos habla de un problema superior a lo imaginado. Tomando estos datos en consideración, podemos comenzar a analizar los peligros de la Sextorsión.   Pero… ¿Qué es la Sextorsión? La Sextorsión es un término recientemente acuñado para describir toda clase de amenazas, chantajes o incitaciones para recibir material pornográfico por parte de las víctimas. Pueden comenzar con cumplidos y/o simpatía, pero conforme el acosador obtiene mayor información personal de su víctima, las amenazas comienzan a aparecer y aumentad cada vez más de intensidad. Esta forma de acoso puede aparecer por medio de cualquier plataforma de internet, pero se da con mayor frecuencia en; sitios de webcam, mensajería instantánea, redes sociales y en muchas apps de dispositivos móviles. Las demandas de estas prácticas pueden ser de fotos o videos con contenido sexual, pero sus riesgos no se limitan solo a esto. Desde su propagación en la web para uso comercial o público, hasta demandas de compensaciones económicas y posibles aproximaciones en persona para intentos de abuso sexual. Todos estos elementos hacen de la sextorsión un verdadero peligro para los menores de edad y cualquier adulto que pueda caer víctima de estas prácticas.    ¿Cómo Evitar que Mis Hijos Sean Víctimas de una Sextorsión?   Cubrir los lentes de las cámaras de computadoras y tabletas: Pues hoy en día se sabe que existen Malwares que pueden activar estas herramientas para conseguir fotos y videos incluso si la víctima se niega en participar.   Supervisar el uso que le dan tus hijos a sus computadores y dispositivos móviles: Ni un extremo ni el otro; no está bien negarles el acceso a internet, pero tampoco es válido permitir que naveguen sin ningún tipo de supervisión. Es recomendado pedirles que te muestren con cierta regularidad qué actividades se encuentran realizando en internet. Una vez que las pruebas demuestren que no hay nada que ocultar, la confianza mutua crecerá progresivamente.   Orientar a tus hijos con respecto a estos riesgos Incluso cuando ellos se mantengan alejados de estas prácticas, el riesgo de que un extraño aparezca y comience a escribirles sigue presente. Para esto, ellos deben estar preparados para manejar dichas situaciones y puedan contarte lo ocurrido, de forma que tú puedas contactar con las autoridades pertinentes de ser así necesario.   ¿Cómo afrontar el Chantaje de una Sextorsión? Cortar inmediatamente la comunicación: Este es y siempre será el mejor consejo para evitar que la extorsión se intensifique. Si ven que no caen en su juego, simplemente se cansarán y buscarán en un nuevo perfil. No demostrarles miedo en ningún momento: Si por una u otra razón han conseguido suficiente información personal para chantajearte (o a tus hijos) es importante que no caigas en sus amenazas y te muestres fuerte en la comunicación con ellos. No cumplir sus demandas: La mayoría de los casos han demostrado que una vez que cedes terreno (sea pagando o enviando contenido pornográfico) seguirán pidiendo todavía más poco a poco. Por tanto, no creas nada de lo que te prometan. Contactar las autoridades pertinentes: Estas pueden variar de nombre dependiendo de cada país. Sin embargo, acudiendo al cuerpo policial siempre te referirán al lugar adecuado para tus necesidades. Los riesgos de caer víctima de los distintos abusos en la web están presentes en los lugares más imprevistos y en todo momento. Nunca está demás mantenerse atento a las indicaciones, y por tanto, siguiendo esta guía de consejos estarás preparado si la sextorsión toca a la puerta de tu casa.  

  • 0 Cómo Detectar un Perfil Falso en Redes Sociales

    Las redes sociales son un espacio para mantener el contacto con viejos amigos, familiares y conocidos. Sin embargo, no es extraño que aparezca en la página de inicio algún desconocido que dice ser lo que en realidad no es. Haciendo uso de perfiles llamativos, aunque falsos, buscan atraer la atención de más de una persona para llevar a cabo sus intenciones (que en ninguno de los casos son buenas). Por fortuna, en la mayoría de los casos cumplen un patrón que puede ser detectado. Si quieres aprender a reconocer cuándo un perfil es falso, no dejes de leer estos tips.   Publicaciones Extravagantes y Datos Poco Fiables En la mayoría de los casos, estos perfiles exhiben una cantidad de logros que resultarían muy difíciles para una persona promedio. La mayoría de sus publicaciones se basarían en grandes cargos corporativos, fiestas extravagantes, un físico esculpido, mucho dinero y posesiones, etc. No obstante, indagando más allá de lo que muestran sus apariencias, te podrás dar cuenta que no hacen mención en realidad a quiénes son. Es decir, hablan de sus logros y de lo que hacen, pero siempre enfocados a un tema en específico (normalmente el que intentan venderte), nunca mencionan los aspectos básicos más allá de lo esplendoroso.   Relación Entre Seguidores (O Amigos) y Cantidad de Publicaciones   La gran mayoría de los perfiles falsos cuentan con poca cantidad de publicaciones, y la mayoría de ellas son de contenido spam. Promocionando algún producto, hablando de los beneficios de cierta actividad, etc. Y si te fijas, además tienden a repetir con cierta frecuencia las mismas publicaciones (tanto en fotos como en estados). A pesar de esto, cuentan con 6 veces más seguidores/amigos que una persona común con un perfil real. ¿Por qué hacen esto? Porque solo les interesa captar tu primera impresión de ellos, para que en cuestión de horas (o menos) te contacten.   Gustos e Intereses Demasiado Parecidos No puede ser una coincidencia que un desconocido sea una copia exacta de todo lo que te gusta. Existen personas en las redes sociales, que estudian por un par de días tu perfil, para modificar el suyo falso lo más parecido posible a tus intereses. Esto lo hacen con la finalidad de ganarse tu empatía más rápido, y en la mayoría de los casos buscan hackear tu perfil para robar tu identidad en internet.   La Estadística de los Perfiles Falsos Aunque no sean una regla para todos los casos, son una referencia que sin duda querrás tomar en cuenta. Por ejemplo; el 97% de los perfiles falsos dicen ser mujeres, mientras que el 67% se declaran abiertamente ser bisexuales. El 68% de los casos dicen haber realizado estudios superiores en universidades de prestigio, y además utilizan en promedio 136 etiquetas por cada 4 fotos publicadas. Otro dato a destacar, es que cuando no dicen vivir en una ciudad famosa (como Nueva York, Los Angeles o París) entonces dicen hacerlo en algún país desconocido para muchos (como Indonesia o Turquía). Por más precavidas que sean las diferentes redes sociales para prevenir la constante creación de perfiles falsos, de un modo u otro siempre encontrarán la forma de crearlos. En la actualidad, el Ecuador cuenta con Leyes que sancionan este tipo de delitos con penas de privación de libertad, los mismos que están reconocidos en el Código Orgánico Integral Penal (COIP). Sin embargo, los casos siguen apareciendo. Por tanto, lo mejor que puedes hacer para prevenir un posible riesgo, es permanecer siempre atenta de las características mencionadas anteriormente.

  • 0 ¡Alerta! Conoce los Peligros del Sexting y Cómo Proteger a tus Hijos

    En tiempos donde cualquier persona cuenta con acceso a internet, y donde los niños (cada vez más jóvenes) están en contacto con la tecnología, los riesgos son cada vez mayores. De esta forma y por medio de diversas tácticas, toda clase de adultos trastornados pueden llegar a tener contacto con menores de edad. Siendo esto lo que se conoce actualmente como Sexting.   Pero, ¿qué es el sexting? El «sexting» es un fenómeno relativamente reciente, derivado del auge del avance tecnológico y como consecuencia indirecta de la revolución digital que ha impactado prácticamente todo aspecto de nuestra vida cotidiana, para bien, y otras veces, para mal. Esta práctica se incrementa a una velocidad acelerada entre jóvenes escolares. Es triste que los padres desconozcan, qué es el sexting, y cómo afecta a sus hijos. Más aún, cuando se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, los mensajes, fotos y vídeo eróticos, pornográficos, desnudos, y todo tipo de información degradante, es enviada por los jóvenes de forma voluntaria.   ¿Cómo está la autoestima de una joven que envía fotos de su cuerpo  desnudo con la intención de conseguir aceptación? En el fondo, ese comportamiento es una búsqueda de autoafirmación de un pequeño que no ha sido orientado correctamente, o que ha estado alimentando su mente con estímulos incorrectos. Consecuencias del sexting Un niño o joven que se recrea en este tipo de imágenes constantemente, va distorsionando su concepción o imagen de las relaciones sociales, lo cual le traerá consecuencias actuales y en el futuro. Entonces, ¿cómo puedo proteger a mis hijos? La solución no puede ser privar de la tecnología a los hijos, sino hacer que cualquier actividad que requiera el uso del internet sea hecha con mayor conciencia y del conocimiento de los padres. Para lograr esto, a continuación presentaré algunas recomendaciones que han demostrado su eficacia: Educarlos con respecto a los peligros que existen en internet Será mejor que no les agarre de sorpresa. Cuando un niño aprende no solo a reconocer la existencia de estas actividades, sino también a cómo evitarlos, los riesgos del sexting se ven reducidos enormemente en comparación de otro que lo ignore.   Mantener un diálogo abierto padres-hijos Aunque esto dependa en gran medida del tipo de dinámica familiar, nunca es demasiado tarde para formar lazos de confianza. Cuando un hijo sabe que puede confiar en sus padres, estos pueden estar alertas cuando un riesgo como éste se presente.   Vigilar adecuadamente cuando se crea necesario Sobre todo en el caso de los adolescentes que empiezan a formar su vida privada, muchas veces se ocultan cosas a los padres. En estas situaciones, es importante resaltar el que la confianza no se regala, se gana. Si no hay un vínculo sólido de confianza, es deber del padre darle prioridad a la seguridad de sus hijos por encima de su privacidad (esto se debe hacer de una forma que el adolescente comprenda, sin que se sienta invadido). Una vez que los padres se den cuenta que las sospechas son en vano, la confianza crece por ambas partes. Logrando que la comunicación fluya.  

  • 0 10 Tips para Educar a tus Hijos en el Uso del Internet

      El internet es una herramienta fundamental para llevar a cabo cualquier tipo de tarea en la actualidad. Sin embargo, también es un arma de doble filo por los peligros que alberga. Muchos padres están de acuerdo en que sus hijos usen a casi total disposición el internet, siempre y cuando respeten una serie de normas que deben aprender. Para ayudarte a establecer dichas normas, hoy traigo para ti 10 consejos que te servirán para educar a tus hijos en el buen uso del internet.   Conoce un Poco Más Acerca del Internet Es la única manera en la que podrás enseñar a tus hijos cómo usarlo adecuadamente. Aprende para qué sirven algunas aplicaciones y tecnologías asociadas a él, así como a cuáles páginas web pueden acceder y a cuales no (también conoce sus respectivos motivos).   Construye un Canal de Comunicación Claro y Abierto Antes de comenzar a proclamar normas como un dictador, debes hacerles entender que lo que estás haciendo lo haces por su bien, preocupado en protegerlos. Partiendo desde este punto, se hará más fácil tanto establecer las normas para ti, como cumplirlas para ellos.   Establece Tiempos Límites en Cuando a su Uso Ni un extremo ni el otro; es tan malo prohibirle a tus hijos el uso del internet, como permitir que pasen sus horas de sueño navegando en sitios web. Para esto, lo mejor que puedes hacer es establecer un horario en donde quede claro a qué hora tienen permitidos estar conectados al internet.   Delimita el Contenido Si van a navegar en internet, deben saber que no todo lo que encontrarán es apropiado para ellos. Sin temor a entrar en temas controversiales, exprésales con claridad tanto cuáles tipos de páginas tienen permitido visitar, como cuáles no.   Supervisa sus Actividades De esta forma, los acompañarás en un proceso de aprendizaje gradual en el que (con tus indicaciones) reconocerán cómo es el buen uso del internet. Además, es una buena forma de mostrar tu interés en sus actividades.   Usa herramientas de control y supervisión Una buena forma de asegurarte que tus hijos no accedan a páginas web con contenido indebido, es supervisando o controlando el acceso mientras usa el comoutador. Por lo tanto, concientízate sobre el uso de estas herramientas disponibles.   Hazles Saber los Peligros que Oculta el Internet No necesitan saber todos los detalles, pero sí es conveniente que conozcan de qué peligros los quieres proteger. Así el cumplimiento de las normas cobrará mucho más sentido.     Enséñales a Actuar en Situaciones Riesgosas En el caso de las redes sociales, no puedes evitar que tarde o temprano algún desconocido interactúe con tus hijos. Lo que sí puedes hacer, es mostrarles cómo se puede reducir el riesgo y cómo pueden evadir a estas personas cuando el momento así lo requiera.   Mantente al Tanto del Historial de Navegación La realidad es que no siempre estarás disponible para estar cerca de tus hijos mientras utilicen el internet. Además, tampoco es recomendado, debido a que reduce los niveles de confianza mutua. Lo que sí puedes hacer, es revisar cada cierto tiempo el historial de navegación, con el propósito de cerciorarte de que tus hijos cumplen con las normas establecidas.   Acepta la Llegada de la Era Tecnológica No puedes pasar la vida negando que el entorno tecnológico ha llegado a nuestra sociedad, y por tanto, a todas las familias. Es mejor en cambio aceptar con naturalidad el interés de tus hijos por el uso del internet, acompañándolos para que puedan darle un buen uso sin ponerse en riesgo. Los delitos informáticos son actividades constantemente monitoreadas por la Policía del Ecuador y son sancionadas por el Código Orgánico Integral Penal. Sin embargo, ningún padre o madre quiere ver a su hijo convertirse en una cifra más en cuanto al número de víctimas cobradas. Por ello, sigue de cerca estas recomendaciones y no olvides aprender un poco más sobre el internet cada día.

  • 0 ¿A Qué Edad se Debe Tener una Cuenta en una Red Social? (A Qué Edad se Pueden Comenzar a usar las Redes Sociales)

    Los peligros en internet existen, nadie puede negarlos, pero es aún más preocupante verlos concentrarse en las redes sociales. Siendo estas de libre acceso, cualquier cantidad de personas  tienen la posibilidad de interactuar contigo o ver lo que publicas. Tratándose de un adulto, es natural que sepas lidiar con la aparición de gente no grata, ya sea ignorándolos o reportándolos directamente. Así como también se espera que reconozcas los límites entre lo que se puede publicar y lo que debe permanecer privado. Sin embargo, ¿posee un niño estas habilidades en suficiente medida, como para poder manejar adecuadamente un perfil en una red social? No, ciertamente no. De hecho, la edad mínima para que un menor pueda comenzar a utilizar redes sociales (excluyendo aquellas que son +18) es de 14 años. Esta cifra no es un número al azar. Se encuentra respaldada por diferentes puntos de vista. Analicemos de qué se trata.   Edad Mínima para Estar en Redes Sociales: Aspecto Legal Para empezar, partamos desde los fundamentos más sólidos. No se trata de un capricho que se les pide a los padres que hagan cumplir, sino de un mandato legal con posibles restricciones penales. Esta se rige bajo las normativas de la Ley Orgánica sobre Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen. Aquí, se hace constar el impedimento de que organizaciones no gubernamentales recojan datos personales a niños menores de 14 años, sin el respectivo consentimiento de los padres. En este sentido, estaría claramente prohibido que niños menores de 14 años se registren en cualquier tipo de red social por su propia cuenta. Esta normativa no forma parte de un hecho aislado, pues es respetada y regida tanto en España, como en los principales países de la Unión Europea y Latinoamérica.   Edad Mínima para Estar en una Red Social: Aspecto Psicológico Más allá de las implicaciones legales, es fácil comprender por qué un menor de 14 años no está preparado para soportar las responsabilidades inherentes a utilizar una red social. La Vulnerabilidad en Redes Sociales En primer lugar, está la manipulación a la que puedan ser sometidos. Debido a la falta de experiencia, quizás cuando un desconocido aparezca lo rechacen por indicación de los padres. No obstante, al verse tratados con amabilidad, existe una amplia probabilidad que la interacción siga. Y este puede ser el principio de prácticas tales como el Sexting y el Grooming. La Distinción entre lo Público y lo Íntimo A causa de su corta edad, es poco probable que un niño entienda la trascendencia de exponer su privacidad. Todavía más si nota que su entorno lo hace, y nadie le explica la diferencia entre lo que puede ser publicado y lo que no. Revelar su ubicación actual, la dirección en donde vive, fotos suyas y de su entorno, e incluso datos personales de sus familiares… Son solo algunos ejemplos. En este sentido, es fácil que publiquen contenido que ponga en riesgo tanto su identidad como su propia seguridad. Todo esto se puede reducir a una sola premisa; si tienes a tu cuidado un menor de edad, procura que no se una a redes sociales hasta haber cumplido la edad necesaria. Aunque en Ecuador no se guarde registro del número de casos afectados por violencia digital, se sabe que la mayoría de las víctimas son mujeres adolescentes o adultos jóvenes. Cuyas afecciones psicológicas posteriores son tan severas, que un estudio demostró que un 20% de las víctimas se plantean el suicidio como un escape. Y pensar que todo pudiese arreglarse con una conversación a tiempo. Muchos jóvenes se crean perfiles en redes sociales a escondidas de sus padres. En estos casos, antes de imponer restricciones y castigos, es recomendado primero sentarse y hablar con ellos acerca de estos aspectos. Lo importante es que entiendan por sí mismos todavía no están listos para unirse a las redes sociales, por los peligros antes mencionados.